Del “horror al infinito” de los antiguos griegos a la noción de límite moderno